Menu



Rincón vocacional de los Siervos de María

Ser fraile Siervo de María es una invitación que hace el Señor a quienes Él quiere. ¡No te hagas sordo a esa invitación!


Por: OSM | Fuente: siervosprovmex.com



Hablar de "frailes" es como pararse frente al aparador de una librería: hay una gran variedad de nombres, títulos, argumentos diversos, colores, mensajes de todo genero...; y uno no sabe qué escoger, aunque sea guiado por el deseo de conocer o saber.

Los "frailes", estos hombres que rompen con el esquema rutinario de la vida, son numerosos, y con características a veces bien definidas...

Pero los Siervos de María: ¿quiénes son, dónde están, qué pretenden en la Iglesia y en el mundo de hoy?


Ante todo ¿dónde vive habitualmente un Siervo de María?

Para hallar respuesta a esta pregunta, toca a la puerta de una COMUNIDAD de Siervos de María. Allí podrás encontrar a unos hombres que se ha reunido en el nombre del Señor para poder dar testimonio del evangelio, tratando de vivir en comunión fraterna, sirviendo a Dios y a los hombres que los rodean, inspirándose para ello en María, Madre y Sierva del Señor.

No son como unos "fugitivos"; es decir, no huyen de la sociedad por miedo a la vida, ni por temor a enfrentarse con la dura realidad cotidiana. Al contrario, con el valor que puede dar una fe profunda en el Señor, quieren reunirse para formar una "comunidad apostólica", siguiendo el ejemplo de la primera comunidad de Jerusalén, como lo narra el libro de los Hechos de los Apóstoles (1,14).

Como los fervientes cristianos de la Iglesia primitiva, los frailes Siervos de María quieren dar testimonio de vivencia del Evangelio en el servicio mutuo, justamente como los Apóstoles y los primeros discípulos de Jesús.

Por eso se llaman "Siervos de María"


¿Y qué hacen en esas comunidades?

No existe un esquema fijo de actividades para todas las comunidades servitas. Más bien, guiados por la santa libertad, que se basa en la asistencia del Espíritu y adaptándose a las circunstancias concretas del lugar donde se encuentran, los frailes Siervos de María organizan de común acuerdo su vida, consagrando la mayor parte del tiempo a la reflexión, a la oración, al trabajo intelectual y manual de todo género, sin descuidar un servicio ministerial en el ambiente donde viven, yendo ellos mismos a los sitios donde son requeridos o abriendo las puertas de su casa (o convento) a la gente que desee tomar parte en su vida fraterna.

Algunas comunidades tienen a su cargo parroquias, colegios, hospitales, centros de estudios, santuarios marianos. En algunas partes los frailes reparten su tiempo entre la oración, el estudio y el trabajo, fuera de su comunidad como cualquier otro trabajador o empleado.

Sin embargo , no es la actividad apostólica lo que caracteriza a los Siervos de María. Es su manera de ser, de vivir su vocación la vida cristiana lo que les da su fisonomía propia.

En efecto, en ellos puedes encontrar hombres que buscan vivir como verdaderos hermanos, haciendo a un lado títulos honoríficos. Guiados por la caridad, por el mutuo respeto, y por el don de la aceptación de cada uno con sus cualidades y con sus límites, comparten las horas de alegría y de tristeza en amistad fraterna.

Frecuentemente se reúnen para programar sus actividades para tomar las decisiones que serán después llevadas a cabo por todos, de común acuerdo, con responsabilidad y espíritu de fe. Estudian temas humanos y religiosos para que su fraternidad sea más intensa y para que su colaboración apostólica sea más efectiva. Unidos por la caridad y sostenidos por la mutua estima ponen en común sus bienes, aspiraciones y actividades. En efecto, estos frailes consideran que si han escogido seguir a Cristo pobre, también se han comprometido a poner al servicio de lo comunidad y de los hombres todas sus energías, sus capacidades, su tiempo y el fruto de su trabajo.

La Orden de los Siervos de Moría pertenece al grupo los órdenes "mendicantes". Es decir: está fundada sobre el valor evangélico de la "itinerancia", que consiste en la gozosa aceptación de la inestabilidad, de la inseguridad maternal y, sobre todo, en la disponibilidad para ir allá donde sea urgente prestar un nuevo servicio.

Una de los características más notables de los Siervos es el sentido, de hospitalidad y el ambiente familiar que priva en sus conventos. Con sencillez y respeto los huéspedes pueden ser introducidos en los momentos de oración e inclusive compartir la vida fraterna de la comunidad de una manera transitoria o estable.


¿Qué es lo que pretenden realizar los Siervos de María con este género de vida?

Su mismo nombre (Siervos de María o Siervos de Santa María, como eran conocidos antiguamente) Es ya un programa de vida y una forma muy particular de poner en práctica la invitación de Jesús para vivir los "consejos evangélicos".




Conoce la página web de los Siervos de María en México


La Orden de los Frailes Siervos de María está presente hoy en los cinco continentes con unos 1000 frailes, religiosas y monjas Siervas de María.

Desde Noviembre del 2001, el General de toda la orden es el P. Fr. Ángel M. Ruiz Garnica, nativo de León (Gto.).

Direcciones de contacto de los Siervos de María



 Si tienes alguna consulta utiliza este enlace para escribirle al padre Provincial Fr. Ángel Vargas Gutiérrez, OSM,

o bien a Fr. Martín Cázares Martínez, OSM, promotor vocacional de la Orden







 




Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios